La autoridad del arbitro en tiempos modernos

Últimos Artículos:
Artículo publicado durante 2010 en la antigua web de ArbitrosHB. Recuperado para este nuevo espacio

Estamos en presencia de una sociedad diferente, por momentos aturdida, por momentos complicada. Sociedad con problemas socio-económicos que repercuten en las personas, en las familias, en el deporte.

Sabemos que no es tarea sencilla convivir en un partido no solo con las Reglas de Juego (y sus modificaciones) sino también con esta sociedad representada por adolescencias demandantes, padres que con razones o no expresan con vehemencia disconformismos contagiosos, con dirigentes fanatizados… con el público en general.

Estamos presenciando situaciones que requieren profundos análisis, dónde cada uno de los actores deberá buscar su verdadero rol, dentro y fuera del terreno de juego en beneficio de un espectáculo de mayor calidad.

En este caso trataremos de analizar algunos aspectos que hacen al rol del árbitro, sus componentes, sus convivencias y actitudes. Fundamentalmente analizarlo desde el rol de autoridad bien entendida y quizás tan descreída y desconfiada por la sociedad al punto de poner siempre en duda cada palabra, hecho o decisión sea en el terreno deportivo, social o político.


Esta autoridad (arbitral) desprestigiada por falencias estructurales, por falta de apoyo dirigencial, principalmente por propios errores.

Esta autoridad es la que deberíamos debatir, sin ella será difícil llevar adelante un partido. Sin distinción de funciones daremos lugar a simetrías donde lo único que haremos es confundir y perturbar los lugares/roles dentro del campo de juego (y fuera de él).

El árbitro debe ser la autoridad… una inteligente autoridad, construyéndola desde el primer día de recibir la graduación. Manteniendo una asimetría con el resto de los actores, ya que deberá decidir por si solo (y su compañero) imparcialmente las acciones/ sanciones del juego, determinando el desarrollo del mismo.

Debiéramos entender que la función del árbitro no comienza dentro de los 40 x 20. Debemos comportarnos como tal manteniendo una distancia prudencial…siempre. Se es árbitro las 24 horas del día, de todos los días. Se debe pensar como árbitro, respirar como tal y actuar siempre profesionalmente (más allá de las retribuciones económicas). Se necesita prepararse física y mentalmente, capacitarse por propia voluntad sin complacencias ni demostraciones para “quedar bien”, manteniendo un bajo perfil que no debiera modificarse a medida que los objetivos nacionales e internacionales se vayan logrando.

El presente 2.0 también tiene sus influencias. Es complicado (facebook mediante) abrir la vida personal a los jugadores, técnicos, público o dirigentes y luego durante 60 minutos querer artísticamente mantener una distancia confusa. Es complicado para todos compartir chats, salidas, muros, cafés o ser acercado por padres, dirigentes o jugadores a los partidos, y después silbato y tarjeta por medio “ocultar” esas relaciones cuasi amistosas.

No es intención aislar al árbitro de su entorno, eso es lo peor que podría pasar, pero debemos mantener esa distancia prudencial para poder tomar decisiones sin presiones o compromisos inconscientes que puedan perturbarnos.

Es muy positivo que los árbitros vean partidos, observen microscópicamente los pasos, foules de ataque o descalificaciones, pero antes deberíamos reafirmar nuestro ROL DE AUTORIDAD. Sin ella nada (o casi nada) será respetado, entendido, legitimado o creído.

Vivimos en una sociedad que va mutando constantemente. Sociedad que toma al adolescente como modelo a seguir, atribuyéndole un lugar vanguardista que todos queremos imitar. Padres que quieren parecerse a sus hijos, jugadores experimentados que quieren ser “juveniles”, árbitros que quieren parecerse a jugadores, mimetizándose por momentos dentro del campo de juego…. y desgraciadamente fuera.

Cada uno tiene funciones diferentes, roles diferentes y ese será el desafío a lograr.

Los excesos de confianza alteran y confunden. Hay lugares que debemos preservar, cuidar, respetar… y no publicar.

Cuando todos entendamos (principalmente los árbitros) el verdadero significado de la palabra ÁRBITRO será cuando podamos empezar a construir nuestra verdadera autoridad haciéndonos cargo de los errores..sin tercerizar responsabilidades

Por Thedy Adjemian

En este caso trataremos de analizar algunos aspectos que hacen al rol del árbitro, sus componentes, sus convivencias y actitudes. Fundamentalmente analizarlo desde el rol de autoridad bien entendida

sábado, enero 10, 2015
Etiquetas:

Publicar un comentario en la entrada

Estos comentarios son responsabilidad de los lectores y no reflejan necesariamente la opinión de Mundo Handball

MKRdezign

Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget
.item-post .post-body {width: 740px;}