Publicado por | |

¿Cuántos pares de ojos se necesitan en un partido de alto nivel? (Parte 2)

Segunda parte de la interesantísima nota publicada por Christer Ahl en teamhandballnews.com

Unos pocos días atrás llevé a nuestros lectores de Team Handball News en una excursión hacia un futuro posible, con un sistema de tres árbitros para el nivel de elite en los partidos de handball. -link-. La premisa era que, en el nivel superior, la velocidad y la dinámica del juego actual ofrecen retos insuperables aún para los árbitros mejor formados. En el handball de élite actual hay simplemente demasiadas cosas para tratar de verlas todas y reaccionar. Así, después de 40 años de utilización del sistema de 2 árbitros, ¿no deberíamos por lo menos considerar la posibilidad de añadir un tercer árbitro sólo a este nivel, y por lo tanto empezar a examinar y experimentar con este enfoque? No ha habido todavía mucho tiempo para comentarios sobre mis pensamientos, pero la respuesta que hemos recibido ha sido predominantemente positiva. La gente del handball está de acuerdo con el tema, y muchos sienten que al menos sería apropiado realizar un examen imparcial y sin prejuicios.

Pero en mi artículo también prometí esta "Parte 2", que ahora has comenzado a leer.
Aquí la atención se centra más en las cosas que podríamos hacer para mejorar la situación bajo nuestro sistema actual de 2 árbitros. Por supuesto, hemos estado durante muchos años tratando continuamente de ayudar a los árbitros con entrenamiento, orientación y nuevos métodos. Pero, indudablemente, se podría hacer más. La cuestión básica es que los árbitros necesitan ver más de lo que sucede en el partido, centrándose en lo que es relevante, y hacerlo con mayor precisión. Y luego está la correcta comprensión de lo que sucede y la resultante toma de decisión correcta u óptima.

Es evidente que se puede hacer más para ayudar, asegurando, incluso con carácter obligatorio en el caso del nivel de élite, que los mejores árbitros pasen más tiempo con los equipos durante las prácticas para comprender mejor las tácticas modernas, las técnicas y los métodos. Una “comprensión del juego" mejorada, obviamente contribuye a una más correcta previsión de lo que sucede en la cancha y permite a los árbitros mejorar su posicionamiento. Pero la comprensión del juego también ayuda a los árbitros a centrarse adecuadamente en el aspecto relevante de una situación y a interpretar mejor lo que ellos ven físicamente, pero que podrían no entender bien de otra forma. (Sólo mencionaré aquí el acondicionamiento físico como otro componente clave en el posicionamiento).

En la parte 1 había mencionado brevemente el reciente rejuvenecimiento de los cuerpos arbitrales en el nivel de elite. En parte esto ha sido por la necesidad de reemplazar "a los árbitros jubilados antes de tiempo”, pero también ha habido un esfuerzo consciente para rejuvenecer, en línea con el creciente interés en la condición física, la velocidad y agilidad. Sin embargo, hay una desventaja en esto: la experiencia no es precisamente irrelevante, ni mucho menos una desventaja, en los esfuerzos de un árbitro para hacer el trabajo de forma óptima. No es suficiente anticipar y ver físicamente con precisión. En muchas situaciones complejas en una cancha de handball, es también importante conocer y detectar las señales más relevantes en lo que se observa.

Esto en gran medida es ayudado por la experiencia, por haber visto el mismo tipo de situación "miles de veces antes”. Lo mismo ocurre con la capacidad de interpretar las señales y traducirlas en una buena toma de decisiones. Por lo tanto, se vuelve crítico ayudar a los talentosos árbitros jóvenes para que puedan conseguir el máximo posible de su tan limitada experiencia, por medio de comentarios y evaluaciones profesionales, con el apoyo de video desde sus propios partidos y de otros en general.

Existen también métodos científicos que ayudan a los árbitros (al igual que a los atletas) para mejorar su atención visual, y así reducir su "ansiedad cognitiva” (por ejemplo, las presiones de la situación), y mejorar su capacidad para" leer patrones complejos de objetos en movimiento”, es decir, los jugadores y la pelota. Para mí, la comparación con un arquero de hockey sobre hielo es una buena idea. Él podría tener un trabajo más peligroso, pero realmente debe ser muy perspicaz para centrarse en los aspectos relevantes de un escenario estresante y de movimiento rápido delante de él. Y hay un entrenamiento disponible para tales funciones.

Pasando a otros aspectos de la tecnología: he comentado en el pasado sobre las grandes ventajas que ya se han obtenido a partir del uso de las comunicaciones inalámbricas entre los dos árbitros y un supervisor en la cancha. -link- Los árbitros están cada vez más acostumbrados a este nuevo método y lo utilizan más y más intensamente. Esto añade un par de ojos en el sentido de que uno de los árbitros puede ayudar a su colega para centrarse en el aspecto correcto de lo que ocurre en un momento determinado, y también facilita un intercambio oportuno de información sobre las tendencias importantes en el juego. Pero, en ese último sentido, un par de ojos extra también está disponible si en realidad las observaciones de un supervisor competente se utilizaran plenamente. La IHF ha sido inicialmente muy prudente, limitando las intervenciones a un número muy específico de cuestiones graves que se ajustan a la función tradicional del supervisor. Pero esto necesita ser ampliado, suponiendo que se garantice que la persona en el “circuito” sea de hecho un experto en arbitraje, que debería luego ser capaz de alertar a los árbitros en un conjunto mucho más amplio de circunstancias con observaciones y consejos.

He escrito artículos enteros -link- acerca de las perspectivas de la utilización de revisión por vídeo en determinadas situaciones, en los partidos donde el equipo y personal adecuados estén disponibles, es decir, específicamente en un nivel muy alto. En tales situaciones, sin embargo, esta capacidad no tiene que ser utilizada totalmente en un sentido “defensivo”, es decir, para solucionar un problema después de ocurrido. Con un monitor de vídeo a disposición del supervisor en el tipo de circunstancias descritas en el párrafo anterior, el papel del supervisor y el uso de las comunicaciones inalámbricas también podrían ser mejoradas. Con esto quiero decir que podría ayudar a que el supervisor de árbitros proporcione información y asesoramiento más precisos.


Por último, si bien se ha hecho foco especialmente en prestar orientación actualizada sobre las trayectorias y patrones de movimiento (en gran parte gracias a los esfuerzos de Manfred Prause, mi sucesor en la IHF), especialmente en lo que a contraataques y otras pérdidas de balón se refiere, no ha habido el mismo fuerte enfoque en el posicionamiento bajo el actual sistema "diagonal" de 2 árbitros. Sí, el énfasis ha estado en una exhortación al árbitro de gol para que se focalice más exclusivamente en la acción sobre la línea de 6 metros; algo que, por defecto, tiende a aumentar la carga sobre el árbitro central. Pero menos se ha hecho para ayudar a este árbitro central, situación a la cuál pareciera ser necesario prestar más atención. En mi opinión personal, un pensamiento sería sugerir una mayor flexibilidad en el posicionamiento, recogiendo la principal ventaja de la posición del “árbitro lateral” bajo un hipotético sistema de 3 árbitros, haciendo que, con cierta regularidad, el árbitro central gire un poco más hacia una posición sobre la línea lateral. Pero ideas adicionales podrían seguramente surgir en una lluvia de ideas.

Y mi propósito, tanto para los comentarios de hoy como para los vertidos pocos días atrás en la "Parte 1", tratan en realidad de fomentar la reflexión de una tormenta de ideas y de incitar al examen de nuevos enfoques, tanto en el marco del sistema de 2 árbitros como bajo un posible sistema de 3 árbitros. Debemos cuidarnos de la vieja actitud de pensar que "todo ya es perfecto”!

Autor: Christer Ahl, para Team Handball News - enlace directo a la nota en inglés -
Traducción al español: Ruben Gómez