¿Cuántos pares de ojos se necesitan en un partido de alto nivel? (Parte 1)

Últimos Artículos:
Artículo publicado en la vieja web de ArbitrosHB (durante  el año 2010)

Una interesante nota publicada por Christer Ahl en teamhandballnews.com. Me complace poder presentarles su traducción al español:

"Cuando uno tiene una posición privilegiada en la IHF, particularmente en un posición expuesta como puede ser la de Jefe de Árbitros, hay que ser muy cuidadoso al comentar abierta y espontáneamente respeto a temas e ideas nuevas, dado que fácilmente puede confundirse con propuestas formales que están a punto introducirse o, al menos, con ideas que han sido cuidadosamente pensadas y probadas. Así que, en mi calidad de ex miembro privilegiado de la IHF, pero ahora sólo como un escritor web, puedo ser más despreocupado y proponer temas sólo con el propósito de provocar reacciones y debates. Mi “provocación” hoy involucra la pregunta de si hay ahora una necesidad de ojos adicionales, refiriéndome al arbitraje en los partidos de alto nivel.


En la parte 2, la semana próxima, voy a comentar sobre aspectos tales como la utilización más intensiva del sistema de comunicaciones que ha sido introducido recientemente en eventos de alto nivel para los árbitros y el delegado. Luego, también me referiré a la utilización de cámaras de video y las repeticiones en los partidos en aquellos niveles en los que esto pudiera ser posible. Y también voy a discutir la manera de educar y entrenar un poco mejor, en un esfuerzo para ayudar a los árbitros a ver y entender lo que está sucediendo en la cancha, con la participación de áreas tales como la anticipación, concentración, atención y toma de decisiones. Pero hoy quiero concentrarme en la cuestión de si sería conveniente considerar la introducción de un tercer árbitro en los partidos del más alto nivel!


Hace casi exactamente 40 años que el sistema de 2 árbitros fue introducido oficialmente en el balonmano (Por supuesto, soy plenamente consciente de que en muchas partes del mundo y en muchos niveles de juego en general, sigue siendo necesario establecer un único árbitro por partido, simplemente debido a la escasez de árbitros calificados). Durante estos 40 años, el juego ha evolucionado enormemente, especialmente al nivel de la élite. La IHF y las Federaciones Continentales/ han realizado importantes esfuerzos para ayudar a los árbitros a través de refinadas instrucciones en relación con la distribución del trabajo, posicionamiento y trayectorias en el campo. Ha habido mucho énfasis en "la comprensión del juego" como requisito para una mejor anticipación y posicionamiento. Se ha hecho hincapié en el acondicionamiento físico y la agilidad, parcialmente en combinación con un rejuvenecimiento del cuerpo de árbitros a nivel internacional.


Pero los aspectos básicos del sistema de 2 árbitros, en términos del enfoque “diagonal" y la distribución del trabajo, se han mantenido sin cambios durante todo el período de 40 años. ¿No es razonable pensar que ha llegado el momento de al menos examinar si el sistema actual está siendo óptimamente usado e incluso si se ha llegado a su límite, en otras palabras, analizar si hay posibilidad de añadir un tercer árbitro en el nivel de élite?! En los breves párrafos siguientes no estoy presionando para un cambio. Sólo me limitaré a tratar de sacar a la luz algunos de los aspectos que necesitan ser considerados en detalle. Pero, al hacerlo, naturalmente estoy esperando que alguien encuentre el tiempo y la energía para examinar esas cuestiones en la práctica!


Es evidente que no se debe considerar el agregado de un tercer árbitro, sin analizar a fondo el propósito y la función. A mi modo de ver, se debería agregar una posición, "el árbitro lateral”', que parado en la línea lateral podría observar desde otro ángulo (a menudo mejor), la acción entre los atacantes y defensores en el área crítica comprendida entre las líneas de 6 y de 9 metros. Esto también supondría un alivio para el trabajo de los árbitros "de fondo” y “central", de manera que ellos puedan concentrarse más en las acciones alejadas de la pelota lo que, en el caso del árbitro “de fondo”, significaría centrar más su objetivo en la línea de 6 metros sin cualquier conflicto de prioridades. El árbitro central debería ser capaz de pararse más atrás, más lejos de los jugadores, con la oportunidad de obtener una visión más amplia, no necesariamente siguiendo los movimientos de la pelota, en una posición que también ayudaría a los cambios rápidos de de posición tras una pérdida de balón.


La preocupación principal, si agregamos un tercer árbitro, es que ahora habría una persona más sintiéndose obligada a "justificar su existencia". En otras palabras, habría que evitar demasiadas superposiciones en las responsabilidades, especialmente entre el “árbitro central” y el “árbitro lateral”, con un riesgo de intervenciones innecesarias o prematuras. El trabajo en equipo y la confianza se convertirían en algo crítico, y la comunicación preventiva (a través del sistema micrófono / auriculares), con expresiones como "¡lo tengo!”, minimizaría el riesgo de que un árbitro considere que es necesario intervenir cuando su colega, de hecho, ha decidido no pitar. También, debería haber algunas directrices básicas para que el árbitro central se encargue principalmente de las situaciones fuera de la línea de 9 metros y/o cerca de su línea lateral, mientras que el árbitro lateral es la persona responsable para las situaciones ocurridas entre 9 y 6 metros y/o cerca su línea lateral.


Obviamente, lo que acabo de describir es sólo uno de los modelos posibles para el uso de tres árbitros, y la experimentación y la comparación podrían dar lugar a nuevas ideas. Habría una serie de detalles específicos para trabajar en el marco de dicho sistema. Por ejemplo: ¿los tres árbitros se moverían arriba y abajo en la cancha durante largos períodos de tiempo sin cambiar sus posiciones relativas? Esto significaría que el "árbitro lateral" haría ese papel en ambas mitades de la cancha (En lugar del actual sistema diagonal, parece claro que el árbitro de arco y el árbitro central debería estar cerca de la misma línea lateral).¿Sería lógico en este sistema mantener al árbitro lateral todo el tiempo en mismo lado, o habría que cambiar todo el "triángulo"? Y otro detalle, ¿cómo se manejarían mejor las ejecuciones de 7 metros? Pero estos son sólo detalles en el esquema total ...


Lo que yo sinceramente desearía es que los inevitables problemas de transición, como bajo cualquier tipo de cambio, no disuadan a la gente a, por lo menos, considerar la idea. Por supuesto, este nuevo sistema requeriría ajustes y adaptación, pero esto ya pudo ser bien manejado cuando el sistema de 2 árbitros fue introducido. Además, durante toda la experimentación, sería importante no ser demasiado rápido en sacar conclusiones en uno u otro sentido. Las diferentes variaciones deben ser juzgadas y se debe tener el suficiente tiempo para “retroalimentar” con los árbitros participantes. Y la prueba tendría que ser realizada en condiciones reales y en eventos con equipos de élite, ya que este es el único nivel relevante.


En los últimos años, la IHF ha abrazado la idea de que las normas y el desarrollo arbitral deben ir de la mano con la evolución del juego en sí mismo. Por lo tanto me siento optimista de que habrá interés en profundizar en las ventajas potenciales de tener un tercer árbitro en el nivel de elite.


Por Christer Ahl, para Team Handball News (link original a la nota)
Traducción: Ruben Gómez

Una interesante nota publicada por Christer Ahl en teamhandballnews.com. ¿Alcanza con dos árbitros o se necesita alguno más?

viernes, enero 09, 2015
Etiquetas:

Publicar un comentario en la entrada

Estos comentarios son responsabilidad de los lectores y no reflejan necesariamente la opinión de Mundo Handball

MKRdezign

Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget
.item-post .post-body {width: 740px;}